Entrar

Del Renacimiento a la Ilustración: Cronología (I)

Del mismo modo que el ocaso de la Edad Media trajo consigo a la Humanidad, la energía que impulsaría el extraordinario acontecimiento que para toda ella, en el mundo occidental, representaría el Renacimiento, mediada la Edad Moderna, los hombres de ese mismo mundo occidental, lograrían otra vez hacer acopio de la fuerza necesaria, con el fin de dar un nuevo y trascendental impulso para evitar el estancamiento y conseguir una evolución que determinaría tanto su historia como unas nuevas formas de vida. Este nuevo empuje, no solo tuvo asombrosos efectos en el individuo y la sociedad de aquel tiempo, sino que su repercusión, de manera inequívoca, puede apreciarse actualmente, en los albores del tercer milenio.

A este extraordinario periodo, que en Europa puede situarse  entre los años 1680 y 1789, coincidiendo con el desarrollo y explosión del Barroco en las diferentes artes, se le conoce como el de La Ilustración, pero es asimismo también denominado como el “Siglo de las Luces”, del “Enciclopedismo”, o de la “Razón”. Al mismo contribuyeron dos importantes acontecimientos, y que en gran medida bien pueden considerarse como un brillante colofón, estos fueron, la fundación de los Estados Unidos de América, en 1782, y la Revolución Francesa, ocurrida entre los años 1789 y 1799.

Por estimar, que tanto para entender, al menos en cierto modo, la Historia, y los sucesos que componen su inagotable crónica, es preciso no olvidar los diferentes acontecimientos acaecidos, al igual que a los principales protagonistas de los mismos, nos vamos a disponer a enumerar cronológicamente algunos de los primeros, citando a la vez a los segundos. Esto comenzaremos haciéndolo desde que a finales del S. XVI, se considera concluido el Renacimiento, hasta que muy avanzado el S. XVIII, se consolida el episodio de La Ilustración. Así, y antes de adentrarnos en el resumen de lo que fue La Ilustración, lo haremos, ante la imposibilidad de efectuarlo de forma pormenorizada y exhaustiva, a modo de un intermitente flash, dirigiendo discrecionalmente el foco de nuestra atención, a algunos de los más destacados hitos, de índole político, social, cultural, religioso e incluso científico, que jalonaron tan fascinante, ambicioso y decisivo recorrido.

1598, el 13 de septiembre, muere en El Escorial, Felipe II, y con su desaparición se inicia el declive de los Austrias, comenzando la dominación y el protagonismo en la política de los sucesivos validos.
También en aquel año se recrudece la actividad del bandolerismo catalán, hecho que se venía produciendo desde mediados del S. XIV.

1605, en Londres se estrena una de las obras más conocidas del poeta y dramaturgo, William Shakespeare, Macbeth”, tragedia escrita en cinco actos, en prosa y verso.
Se realizan algunas de las más importantes imágenes y pinturas del Barroco español, como el “Cristo Yacente”, de Gregorio Fernández, la “Adoración de los pastores”, de Juan Pantoja de la Cruz, la “Caída de los ángeles rebeldes”, de Eugenio Cajés, o la “Adoración de la Sagrada Forma”, de Claudio Coello.

En  este año tiene lugar la decadencia, en Castilla, del Honrado Concejo de la Mesta, cuya fundación fue promovida en 1273, por Alfonso X El Sabio.
Miguel de Cervantes publica la primera parte del Ingenioso Hidalgo D. Quijote de la Mancha, cuya impresión fue autorizada por privilegio real de fecha 26 de Septiembre de 1604.


1609, Felipe III decreta la expulsión de los moriscos, descendientes de la población de religión musulmana, este hecho contribuiría de manera decisiva a la ruina del campo español.

1613, se comienza a conocer en los medios literarios españoles el extenso poema, “Las soledades”, de Don Luis de Góngora y Argote, que nació en Córdoba, el 11 de Julio de 1561, muriendo en la misma ciudad, el 23 de Mayo de 1627, habiendo sido capellán de Felipe III. Pese a la permanente disputa que mantuvo con Quevedo, con él, forma parte de los destacados representantes de la llamada Literatura Barroca, que más hicieron por el castellano.
Félix Lope de Vega y Carpio, nacido en Madrid, el 25 de Noviembre de 1562, donde también fallecería en 1635, redacta su obra más característica, Fuenteovejuna. Este interesante personaje, en 1583, participa en la expedición a Las Azores, y en 1587, es enjuiciado y condenado por difamación. Al año siguiente se embarcó en la Armada Invencible, y para prestar servicio al Duque de Alba, en 1595, se traslada a Alba de Tormes. Su vida personal, repleta de complicadas relaciones amorosas, concluyó con el sacerdocio. La peripecia personal que protagonizó, quedó claramente reflejada en su obra literaria, identificada con el género dramático, abarcando desde la temática histórica hasta la de corte pastoril.

1616, La Iglesia cuestiona los descubrimientos científicos, siendo ejemplo de ello, el concerniente a Galileo Galilei, que compartía las teorías copernicanas. Así, con la intervención de la Inquisición, se origina el divorcio entre la Iglesia y las Ciencias Naturales.
El 23 de abril de este año, mueren Miguel de Cervantes y William Shakespeare, el primero había nacido en 1547 y el segundo, el año 1564.


1618, tiene lugar la Defenestración de Praga, que afectando principalmente a Bohemia y a los países de su entorno, originó en Europa, la conocida como Guerra de los treinta años. En la misma se implicaría España, en defensa del Catolicismo y de la Casa de Austria. Fue un conflicto de carácter internacional con dos vertientes, la guerra de religión entre católicos y protestantes, y la pugna por la hegemonía en Europa, entremezclándose la defensa de los intereses particulares y el siempre intrigante juego de solidaridades dinásticas.

1622, en éste año, Richelieu, por mediación de María de Medicis, reina regente de Francia, hasta que su hijo Luis XIII ocupó el trono, fue nombrado cardenal por Gregorio XV. Ya en el trono Luis XIII, en 1624, éste, lo elevó al cargo de primer ministro, que desempeñó con poder omnímodo, como dueño absoluto de los destinos de Francia, hasta su muerte en el año 1642. En 1635, fundó la Academia Francesa, teniéndose que atribuir también a él, la conclusión de los desordenes internos provocados por las guerras religiosas, el dotar al rey de poder absoluto, y su contribución a debilitar el poder de los Austrias, ayudando al rey sueco, Gustavo II Adolfo, en la guerra de los treinta años. También como consecuencia de su intervención en ésta confrontación, ganaría para su país la Alsacia, y más tarde, después de prestar su apoyó a la rebelión portuguesa contra España, lo mismo que a la sublevación de Cataluña, atacando a nuestro país, éste, acabaría perdiendo entonces Artois y el Rosellón.

1625, entre los días 1 y 7 de noviembre, tiene lugar el ataque inglés a Cádiz, que es rechazado, obligándoles a retroceder, a la vez que sufrían importantes pérdidas tanto de vidas como de dinero y prestigio. Este sería el único y gran enfrentamiento que tendría lugar en la guerra anglo-española mantenida entre los años 1624-1630, que fue declarada en 1624, alentada por Carlos I de Inglaterra, para lo que contó con el apoyo de las Provincias Unidas de los Países Bajos, y cuya objetivo era atacar un puerto importante español, para apoderarse de la flota de Indias proveniente de América.

1630, José de Ribera, autor de obras pictóricas claves del estilo conocido como Tenebrismo Español, instalado en Nápoles desde 1616, pinta una de sus obras más representativas, El martirio de San Bartolomé.


1633, treinta y tres años después de la muerte en la hoguera del filósofo, Giordano Bruno, por negarse a rechazar sus ideas panteístas, el matemático y astrónomo Galileo Galilei, arrodillado delante de la Inquisición, abjura desus teorías astronómicas.

Salamanca y el Renacimiento (y XVI)

SALAMANCA Y EL RENACIMIENTO



wikipedia
Teresa de Cepeda y Ahumada, SANTA TERESA DEJESUS, nació en Ávila, en 1515, y después de morir en Alba de Tormes (Salamanca), en 1582, fue enterrada en Ávila, pero conociendo este hecho el Duque de Alba, hizo gestiones en Roma fruto de las cuales finalmente sus restos regresaron al Convento de la Anunciación de la Villa Ducal salmantina.

Fue religiosa y escritora mística. Como religiosa su figura destaca por ser la que llevó a cabo la Reforma de la Orden del Carmelo, fundando la orden que se conoce como Carmelitas Descalzas de Nuestra Señora del Monte Carmelo, caracterizada por la austeridad, la pobreza y la clausura. Entre los años 1570 y 1573, fundó en Salamanca el séptimo convento y seguidamente el de Alba de Tormes, redactando por entonces en la capital salmantina, obedeciendo a su director espiritual el jesuita Ripalda, el “Libro de las fundaciones”.

Sus trabajos literarios amplios y de extraordinaria repercusión en el campo de la mística española y europea, traducidos a varios idiomas, abarcan la poesía lírica-religiosa, obras místicas de carácter didáctico, escritos breves y sueltos, y abundantes cartas publicadas en diferentes epistolarios. El catálogo de su obra lo componen títulos como: “Vida”, “Camino de la Perfección”, “Meditaciones sobre los Cantares”, “Moradas”, “Relaciones espirituales”, “Exclamaciones”, “Libro de las fundaciones”, “Constituciones”, “Visita de Descalzas”, “Avisos”, “Ordenanzas de una cofradía”, “Apuntaciones”, “Desafío espiritual”, y “Vejamen”. Teresa de Jesús al escribir tal como hablaba, origina que en su labor literaria se resienta la sintaxis, pero en cambio hace que su estilo sea inimitable, lleno de gracia y espontaneidad.

El 4 de marzo de 1922, la Universidad de Salamanca, en sesión del claustro ordinario, presidido por el entonces vicerrector, Miguel de Unamuno, tras oír el dictamen de la comisión de claustrales leído por el profesor de literatura, doctor García Bouza, por aclamación, se acordó conceder a la santa abulense el título de doctora honoris causa de la universidad, y celebrar un acto literario en su honor. Este se llevaría a cabo con la máxima solemnidad y brillantez en el paraninfo el 6 de octubre de 1922, en el que el propio rector, doctor Maldonado, en un excelente discurso expuso los méritos de la santa. En 1970, asimismo, por el Papa Pablo VI, fue proclamada Doctora de la Iglesia.

Serie de RTVE Teresa de Jesús


Salamanca y el Renacimiento (XV)


SALAMANCA Y EL RENACIMIENTO



Domingo de Soto.
Escolásticos.ufm.edu
Domingo DE SOTO, fue un fraile dominico y destacado teólogo que nació en Segovia en 1494, llegando a ser confesor del emperador Carlos I. Ejerció el cargo de profesor de Teología en la Universidad de Salamanca, convirtiéndose en un importante miembro de la denominada Escuela de Salamanca.

En 1545, ante la imposibilidad de que asistiera Francisco de Vitoria, fue enviado al Concilio de Trento en calidad de teólogo imperial, donde sería redactor de los decretos conciliares. En 1548, como teólogo católico, intervino frente a los protestantes en la redacción del Interim de la Dieta de Augsburgo. También formando parte de la comisión de teólogos, que en 1550-1551, se reunió en Valladolid, participó en los debates en torno a la disputa abierta entre el humanista Juan Ginés de Sepúlveda y el padre Bartolomé de  las Casas por la cuestión indígena llamada de los justos títulos o polémica de los naturales.

Libri decem de iustitia & iure
wikipedia

De entre todas sus abundantes obras de teología, derecho, filosofía y lógica, destaca de forma especial, “De justitia et de jure libri septem”, extraordinaria síntesis del derecho de gentes. Asimismo no hay que desconocer que Domingo de Soto, fue el primero en establecer que un cuerpo en caída libre sufre una aceleración constante, representando un descubrimiento clave en física, y base esencial para el posterior estudio de la gravedad tanto por Galileo como por Newton.

Rodrigo GIL DE HONTAÑÓN, aunque originario de Cantabria, nació en Rascafría (Segovia), en 1500. Fue un arquitecto renacentista considerado como uno de los mejores que hubo en España durante el S. XVI, habiendo influido su estilo personal, incluso, en arquitectos modernos. Su obra se caracteriza por haber sabido representar en su ejecución la coexistencia entre el gótico tardío y el clasicismo renacentista, consiguiendo a la vez superar en nuestro país el medievalismo.

Hijo de Juan Gil de Hontañón, y hermano de, Juan Gil de Hontañón “El Mozo”, sobresalió respecto a los mismos. Después de ser sustituido, el primero, en 1526, en la maestría de las obras de la Catedral Nueva de Salamanca, por su hijo Juan, años más tarde, en 1538, el referido puesto pasó a ocuparlo el hermano de éste, Rodrigo. Este hecho influiría de manera decisiva en la construcción de la obra, pues al ser Rodrigo perfecto conocedor de los lenguajes gótico y renacentista, respetando la disposición general gótica, añade numerosas notas renacentistas en las ventanas, balaustradas, molduras, medallones, etc.

Palacio de Monterrey. wikipedia


Su obra se valora principalmente por la Arquitectura Civil, un ejemplo de lo cual se encuentra en Salamanca, el Palacio de Monterrey, que cuenta con una espléndida fachada plateresca en la que en los cuerpos superiores se intensifica el ornamento escultórico rematándose con una espectacular crestería. Su obra más famosa es la fachada del Colegio Mayorde San Ildefonso, actual sede del rectorado de la Universidad de Alcalá. No obstante también intervino en la ejecución de las obras de bastantes iglesias en diversas provincias, sobresaliendo en este aspecto la CapillaMayor de la Catedralde Segovia.

Salamanca y el Renacimiento (XIV)

SALAMANCA Y EL RENACIMIENTO



La Universidad de Salamanca conmemoró el V Centenario del nacimiento de este personaje tan estrechamente vinculado a Salamanca con una exposición con nutridos fondos bibliográficos que testimonian la incesante actividad de Diego de Covarrubias. (ver entrada en nuestro blog)

Diego DE COVARRUBIAS, jurista, político y eclesiástico, nació en Toledo, en 1512. Su padre fue Alonso de Covarrubias, arquitecto de la catedral de Toledo, y su hermano Antonio de Covarrubias y Leyva, profesor de Derecho en Salamanca y consejero de Castilla. Él, después de aprender latín y griego, marcho en 1527 a estudiar Derecho Canónico en la Universidad de Salamanca, siendo igualmente, en la misma universidad, alumno de Teología de Francisco de Vitoria y Domingo de Soto

En la Universidad salmantina obtuvo en 1538 el título de bachiller en cánones, y el de doctor al año siguiente, consiguiendo una cátedra en 1540 que desempeñó durante ocho años. Después de ejercer, de 1548 a 1559, el cargo de oidor en la Real Chancillería de Granada, en 1560, visitó la ciudad charra, interviniendo en la reforma de su Universidad  y en la modificación de sus estatutos. El mismo año, ostentando a título personal el rango de arzobispo, fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo, cargo que sucesivamente, más tarde, ocuparía en las diócesis de Segovia y Cuenca. Asimismo asistió al Concilio de Trento donde tuvo una activa participación en la sección concerniente a organización y disciplina.

Como miembro de la Escuela de Salamanca, interviniendo en las discusiones sobre si se podía hacer o no esclavos a los indígenas, toma manifiestamente partido por el antiesclavismo. Junto a Luis de Molina, teólogo y jurista perteneciente a la Compañía de Jesús, que también fue estudiante de la Universidad de Salamanca, desarrolló una teoría subjetiva del valor y precio que justificaba el valor de las cosas, por el libre acuerdo sobre el precio entre comprador y vendedor, determinado al final, por su abundancia o escasez. Es autor de una ingente y espléndida obra literaria en la que revela su magnífica condición de jurista y político, y en la que tampoco omite la de eclesiástico.

Diego PISADOR, aunque existen dudas al respecto, por ser bastante confusa su biografía, se cree que nació en Salamanca alrededor del año 1509 o 1510, llegando a ser un experto vihuelista y compositor musical. Era el hijo mayor de Alonso Pisador y de Isabel Ortiz, hija ésta, a su vez, de Alfonso (o Alonso) III de Fonseca, Arzobispo de Santiago y gran mecenas de la música. El padre, Alonso Pisador, después de trabajar como notario de la audiencia del citado arzobispo, pasó a prestar servicio al Conde de Monterrey, probablemente Alonso de Acevedo y Zúñiga, quien era nieto de Alfonso (o Alonso) III.

Portada de Libro de música de vihuela.
wikipedia
A pesar de que Diego Pisador, en 1526, tomó ordenes menores, hay dudas que siguiera después la carrera eclesiástica. Tras una larga ausencia de su padre de la ciudad salmantina, él cuida de su madre y de su hermano pequeño, haciéndose cargo de los asuntos económicos de la familia y desempeñando el cargo de mayordomo (administrador) de la ciudad, empleo que había ostentado su padre.

Aparte de su especialidad con la vihuela, instrumento de cuerda parecido al laúd, su principal obra es Libro de música de Vihuela, publicado en 1552, y dedicado a Felipe II, cuyas páginas contienen villancicos, villanescas, romances, fantasías, sonetos, misas, etc. El referido trabajo está compuesto o dividido en siete libros y consta de noventa y tres piezas, aunque si se considera, como su autor hizo, cada una de las partes de las misas como una obra separada, arrojará un total de ciento ochenta y seis piezas.

Diego Pisador - Dezidle al cavallero que - Giovanni Antonio Boltraffio

Salamanca y el Renacimiento (XIII)

SALAMANCA Y EL RENACIMIENTO




Estatua de Alfonso de Castro en Zamora.
wikipedia
Alfonso DE CASTRO, sacerdote franciscano, nació en Zamora, en 1495, fue teólogo, jurista, y consejero real, siendo reconocido como miembro destacado de la prestigiosa Escuela de Salamanca. Sus estudios de teología los realizó en las Universidades de Salamanca y Alcalá, enseñando la referida materia en la primera durante unos treinta años. En su Orden desempeñó importantes cargos de gobierno, motivo por el que, en 1526, asistiría en Asís al Capítulo general que allí se celebró.

A pesar de su intensa dedicación a la enseñanza y a la escritura, con el objetivo de conseguir la unidad de la Iglesia Católica, fue un extraordinario predicador con fama de profundo, fogoso y elegante, labor que realizó tanto en España como en muchos países europeos. De la casa real también sería predicador a la vez que consejero de la misma, la cual le envió al Concilio de Trento, siendo su participación considerada entre las mejores de los principales teólogos. Fue acompañante de Carlos I y de Felipe II en acontecimientos importantes, con el primero en 1530, asistió en Bolonia, a su coronación como emperador, y respecto al segundo, lo hizo en 1554, en la celebración en Inglaterra, del matrimonio de este, con María Tudor.

De sus obras se pueden consignar, “Adversus omnes haereses”, en la que enumera y rebate las sucesivas herejías surgidas en la Iglesia desde la época de los apóstoles, y, sobretodo, “De potestate legis penalis”, por la que Alfonso de Castro está considerado como uno de los fundadores del “Derecho de Gentes” y de la ciencia del Derecho Penal. En este trabajo de forma precisa expone la naturaleza y el fin de la pena, y su relación con el delito, doctrina que para él obliga en conciencia respecto a la aplicación de las leyes penales.

Bartolomé de ESCOBEDO, nacido en Zamora, en 1500, fue un importante compositor cuyos estudios los llevó a cabo en Salamanca donde fue cantor en la Capilla Catedralicia. Desde esta ciudad, en 1536, pasó a la capilla musical de los papas en Roma, considerada como la más prestigiosa de la época. A pesar de prestar sus servicios, hasta su retirada, en la mencionada institución, regresó a España en diferentes ocasiones con distintos cometidos relacionados con su profesión. En una de ellas, que se prolongó de 1548 a 1551, fue para ponerse al frente de la capilla de la infanta Juana de Castilla.

Como hábil y sobresaliente compositor, entre sus obras destacan varios motetes, como los que se conocen con los títulos de “Exsurge”, y de “Immutemur habitu”, publicados y editados en Italia como parte de diversas colecciones de motetes. También compuso dos misas a seis voces, la que se conoce con el sobrenombre de “Ad te levavi”, y la que creó en honor de Felipe II, identificada con la denominación latina, “Philippus Rex Hispaniae”. En esta composición Escobedo, siguiendo una práctica común de la época, sirviéndose de las vocales del mencionado título, compondría la melodía que le proporcionó la base de la creación del entramado polifónico.

Bartolomé de Escobedo. Missa Philippus Rex Hispaniae. Agnus Dei

Felices Fiestas y Feliz 2015

Un año más, queremos desear a todos los seguidores y seguidoras del blog unas Felices Fiestas y lo mejor para el año 2015.

Gracias.


Salamanca y el Renacimiento (XII)

SALAMANCA Y EL RENACIMIENTO



Retrato por Zurbarán (1625-30),
 en 
Pasadena.
wikipedia
Diego de Deza, fraile dominico, arzobispo, teólogo e inquisidor, nació en Toro (Zamora), en 1443. Después de cursar sus estudios en la Universidad de Salamanca, impartió sus enseñanzas en la misma, ejerciendo la cátedra de filosofía natural, prima de teología y vísperas de teología. En 1486, al ser nombrado preceptor del príncipe Juan, único hijo varón de los Reyes Católicos, cesó en sus actividades académicas.

En 1487 fue nombrado por el papa Alejandro VI obispo de Zamora, y en 1494 de Salamanca, residiendo con él, el príncipe Juan, hasta que este muere en 1497. Sucesivamente ejerció posteriormente el episcopado de Jaén y de Palencia, así como el arzobispado de Sevilla, muriendo cuando iba a hacerse cargo de la mitra de Toledo. En 1499 recibió la bula de Alejandro VI confirmándole como Inquisidor General de Castilla y León, el ejercicio de este cargo, más tarde, se haría extensivo a la jurisdicción de los territorios de la Corona de Aragón. 

http://www.seminariosinteractivos.com/seminario-colon.php
Como prelado destacó por el interés en elevar el nivel cultural del estamento eclesiástico y fortalecer su disciplina, y a su actividad sinodal hay que atribuirle una manifiesta y permanente preocupación reformista.  Habiendo conocido en la Corte a Cristóbal Colón, y establecido una importante amistad con él, existen muchas dudas y discrepancias respecto a su intervención acerca de los Reyes Católicos para que estos favorecieran los proyectos del descubridor. En la obra “Novarum deffensionumdoctrinae Angelici doctoris beati Thomae de Aquino”, basada en las doctrinas de Juan Capreolo, perteneciente también a la orden de predicadores, recogió sus enseñanzas, y con innovaciones metodológicas, incluye sus aportaciones al estudio de la figura de Santo Tomás de Aquino.

Sepulcro de El Tostado.
Vasco de la Zarza. Catedral de Ávila.
Alonso Fernández de Madrigal “EL TOSTADO”, clérigo, académico y escritor. Nació en 1409 en Madrigal de las Altas Torres (Ávila). En la Universidad de Salamanca estudió Artes, Teología y Leyes, y en el Colegio Mayor de San Bartolomé de esta ciudad, después de ser colegial desempeñó el cargo de rector del mismo. Regentó la cátedra de Artes y la de Filosofía moral, y siendo ya Maestrescuela de la citada Universidad también la de Poesía.

Siendo profesor de Teología, y conocedor de las lenguas latina, griega y hebrea, se cree que ejerció igualmente la cátedra de Biblia. En 1442 fue comisionado por el rey Juan II para asistir al Concilio de Basilea para defender la doctrina conciliarista, que representaba la superioridad del concilio respecto al Papa. Pero debido a exponer veintiuna proposiciones en Siena delante del papa Eugenio IV, y desagradándole al pontífice tres de ellas, este le impidió que pasara de Italia. Muriendo en Ávila en 1455, cuando ocupaba el sillón episcopal, está enterrado en la catedral abulense en un suntuoso sepulcro obra del famoso escultor Vasco de la Zarza.


Su fecundidad literaria fue tan proverbial que originó la frase escribir más que el Tostado. En muchas de sus obras vierte la brillante capacidad que siempre evidenció de comentador de las Sagradas Escrituras, siendo un ejemplo de ello su enorme obra latina que ocupó quince grandes volúmenes en la edición veneciana publicada entre 1507 y 1530. Entre sus obras destaca especialmente De optima politia, en la que defiende la democracia como óptima forma de gobierno, y el “El libro de las paradoxas”, que dedicó a la reina, y que inspirado en una obra de Cicerón, tiene que ver con las contradicciones que encuentra en las denominaciones usadas en la Biblia, y que él resuelve aplicando los cuatro sentidos de la hermenéutica escolástica medieval.

ir arriba