Salamanca y el Renacimiento (XIV)

SALAMANCA Y EL RENACIMIENTO



La Universidad de Salamanca conmemoró el V Centenario del nacimiento de este personaje tan estrechamente vinculado a Salamanca con una exposición con nutridos fondos bibliográficos que testimonian la incesante actividad de Diego de Covarrubias. (ver entrada en nuestro blog)

Diego DE COVARRUBIAS, jurista, político y eclesiástico, nació en Toledo, en 1512. Su padre fue Alonso de Covarrubias, arquitecto de la catedral de Toledo, y su hermano Antonio de Covarrubias y Leyva, profesor de Derecho en Salamanca y consejero de Castilla. Él, después de aprender latín y griego, marcho en 1527 a estudiar Derecho Canónico en la Universidad de Salamanca, siendo igualmente, en la misma universidad, alumno de Teología de Francisco de Vitoria y Domingo de Soto

En la Universidad salmantina obtuvo en 1538 el título de bachiller en cánones, y el de doctor al año siguiente, consiguiendo una cátedra en 1540 que desempeñó durante ocho años. Después de ejercer, de 1548 a 1559, el cargo de oidor en la Real Chancillería de Granada, en 1560, visitó la ciudad charra, interviniendo en la reforma de su Universidad  y en la modificación de sus estatutos. El mismo año, ostentando a título personal el rango de arzobispo, fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo, cargo que sucesivamente, más tarde, ocuparía en las diócesis de Segovia y Cuenca. Asimismo asistió al Concilio de Trento donde tuvo una activa participación en la sección concerniente a organización y disciplina.

Como miembro de la Escuela de Salamanca, interviniendo en las discusiones sobre si se podía hacer o no esclavos a los indígenas, toma manifiestamente partido por el antiesclavismo. Junto a Luis de Molina, teólogo y jurista perteneciente a la Compañía de Jesús, que también fue estudiante de la Universidad de Salamanca, desarrolló una teoría subjetiva del valor y precio que justificaba el valor de las cosas, por el libre acuerdo sobre el precio entre comprador y vendedor, determinado al final, por su abundancia o escasez. Es autor de una ingente y espléndida obra literaria en la que revela su magnífica condición de jurista y político, y en la que tampoco omite la de eclesiástico.

Diego PISADOR, aunque existen dudas al respecto, por ser bastante confusa su biografía, se cree que nació en Salamanca alrededor del año 1509 o 1510, llegando a ser un experto vihuelista y compositor musical. Era el hijo mayor de Alonso Pisador y de Isabel Ortiz, hija ésta, a su vez, de Alfonso (o Alonso) III de Fonseca, Arzobispo de Santiago y gran mecenas de la música. El padre, Alonso Pisador, después de trabajar como notario de la audiencia del citado arzobispo, pasó a prestar servicio al Conde de Monterrey, probablemente Alonso de Acevedo y Zúñiga, quien era nieto de Alfonso (o Alonso) III.

Portada de Libro de música de vihuela.
wikipedia
A pesar de que Diego Pisador, en 1526, tomó ordenes menores, hay dudas que siguiera después la carrera eclesiástica. Tras una larga ausencia de su padre de la ciudad salmantina, él cuida de su madre y de su hermano pequeño, haciéndose cargo de los asuntos económicos de la familia y desempeñando el cargo de mayordomo (administrador) de la ciudad, empleo que había ostentado su padre.

Aparte de su especialidad con la vihuela, instrumento de cuerda parecido al laúd, su principal obra es Libro de música de Vihuela, publicado en 1552, y dedicado a Felipe II, cuyas páginas contienen villancicos, villanescas, romances, fantasías, sonetos, misas, etc. El referido trabajo está compuesto o dividido en siete libros y consta de noventa y tres piezas, aunque si se considera, como su autor hizo, cada una de las partes de las misas como una obra separada, arrojará un total de ciento ochenta y seis piezas.

Diego Pisador - Dezidle al cavallero que - Giovanni Antonio Boltraffio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ir arriba